La verdad para el mundo perdido

El mundo que está perdido en sus pecados, ajeno a Dios y a Su bondad, necesita que le digamos la verdad. ¿Cuál es su verdadero problema? ¿De qué deben salvarse? ¿Cómo se pueden salvar? ¿Estás haciendo algo al respecto por las personas que conoces que no son salvas?

“No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; Mas la justicia librará de muerte.” Proverbios 11.4

¿El problema?: Que no tienen la justicia, y sin justicia en el día del juicio recibirán la ira de Dios, por toda una eternidad en el Infierno.

¿De qué deben salvarse? De Dios, pues El se glorificará como Juez Justo al juzgarlos (Hechos 17.30-31).

¿La causa? Han ofendido la santidad de Dios. Rompieron la ley moral escrita en su corazón (Romanos 2.15), conviertiéndose en criminales culpables ante el Juez justo del Universo.

“Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días.” Salmos 7.11

¿Porqué permitió Dios que este universo se contaminara con el pecado?

No hay mejor manera de apreciar algo blanco, sino poniéndolo sobre un fondo negro.

No hay mejor manera de hacer ver la bondad de Dios, Su Santidad, sino poniéndola en contraste contra algo tan negro como nosotros, una raza mala. Su Juicio le glorifica.

Por otro lado, Dios también eligió mostrar Su benignidad por su creación al hacer un medio, por sí mismo, para poder salvar a seres tan malos como nosotros (1 Timoteo 2.5). Cristo cargó los pecados de todo el mundo (Isaías 53). El puede salvar a todo aquel que en El crea (Juan 3.16). Así, El puede mostrar a todo el Universo, en los siglos venideros,cuán Bueno es mostrando cómo salvó  a alguien tan malo como yo… El se lleva todos los aplausos.

Entonces, no hay mejor manera de que lo glorifiquemos (alabemos, adoremos, exaltemos) en esta tierra sino llevando su evangelio a los hombres.

“7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2

Glorificamos a Dios en esta vida haciendo Su obra (Juan 17.4). Hacemos discípulos al evangelizar. Luego, les ayudamos a madurar a través de un proceso de edificación. Te animo a que inicies hoy mismo a aprender a evangelizar bíblicamente, como tu Señor lo manda. Lleva la verdad al mundo perdido. Un buen inicio es el Manual de evangelismo. Para conocer acerca de discipulado, visita www.discipuladobiblico.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba