palabras

Una explicación bíblica del evangelio

Al anunciar el evangelio a cualquier persona en cualquier parte del mundo, tenemos que ser fieles en compartir un mensaje completo y claro, que permita a la persona responder correctamente, para su salvación. Lee a continuacón una explicación del evangelio bíblico tomando en cuenta los conceptos importantes de la ley moral, el pecado, el juicio, el castigo, la provisión y la gracia de Dios, y la respuesta bíblica al evangelio.

1. La conciencia. Todos los seres humanos tenemos una conciencia de lo moral. Ese conocimiento del bien y del mal nos lo dio Dios. Así es que ninguno de nosotros tenemos excusa ante Dios por nuestros pecados… Es por esto que un ateo, budista, o cualquier otra persona, sabe que tiene un problema con Dios (Romanos 2.15).

2. La ley moral. Ese conocimiento innato del bien y del mal es una expresión de la bondad de Dios. Una expresión de dicha ley moral la encontramos en los Diez Mandamientos (Exodo 20). Todos sabemos que mentir es malo, pero hemos mentido. Por una sola mentira, una persona ya es considerada una mentirosa. Un robo, sin importar el valor de lo tomado sin permiso, te hace un ladrón. La lujuria es considerada por Dios como adulterio en el corazón. La desobediencia a los padres y la rebeldía es considerada por Dios tan grave como el pecado de adivinación. También sabemos que codiciar es pecado, pues Dios es Quien nos ha dado todo y debemos ser agradecidos. Hablar de Dios sin respecto es tomar su nombre en vano, también llamado blasfemia. También usar a Dios en bromas o simplemente usarlo sin reverencia es tomar Su Nombre en vano. Como ves, cada vez que haz violado la ley escrita en tu corazón has pecado contra Dios. Ahora, el explicar la ley moral de Dios no es suficiente, debemos anunciar el juicio venidero de Dios, ya que no queremos sólo dar consejos morales, sino advertir de la ira venidera…

3. La ira venidera, el juicio de Dios. Por el pecado de una persona, Dios está airado con esa persona y la juzgará al morir (Salmos 7.11, Hebreos 9.27). Si esa persona llega a ese juicio y Dios encuentra que ha violado esa ley moral, entonces la castigará con justicia. La ley moral que nos ha sido dada en nuestra conciencia se deriva de la santidad de Dios, y la justicia de Dios exige la muerte por una sola infracción a Su ley (Ezequiel 18.4, Romanos 6.23). El castigo de Dios es duro, eterno, doloroso y Dios nunca hará misericordia con esa persona en toda la eternidad (Apocalipsis 21.8). Dios no es cruel sólo por serlo, sino porque El ama la justicia (Salmos 11).

3. Justicia. El problema del pecador es uno de justicia, no de una vida mejor, ni de ser feliz ni de sentirse lleno. Sólo la justicia lo librará de la muerte eterna del lago de fuego (Proverbios 11.4). La única salida a ese problema de justicia es que alguien pague la deuda que el pecador tiene delante del Juez.

4. El Sustituto inocente (la propiciación). Nuestro mensaje es que Cristo murió en la cruz y pagó por nuestros pecados ante Dios (un ser infinito pagando un precio infinito). El satisfizo la ira de Dios al morir en la cruz. Pagó la deuda que nosotros creamos con nuestros pecados. Se ofreció a sí mismo como el sacrificio, y fue agradable a Dios, el Juez. Entonces, resucitó de la muerte al tercer día, demostrando que El es Dios y tiene poder sobre la muerte. Cristo, que nunca pecó por nosotros se hizo pecado para que nosotros podamos tener la justicia (2 Corintios 5:21).

5. Arrepentimiento y fe en el Señor Jesucristo. Para otorgar una condición de justicia a un pecador, Cristo requiere humildad de la persona. Esta humildad se manifiesta en un arrepentimiento genuino (confesar el pecado y apartarse de la maldad) y poner su confianza (fe) en Cristo (Hechos 20.21, Proverbios 28.13). Es vital que toda persona responda correctamente al evangelio. No se trata de hacer una oración predefinida, o de “aceptar a Jesús en el corazón”. La respuesta correcta al evangelio que Dios manda es arrepentimiento y fe (Hechos 17.30-31), por cuanto Dios juzgará al mundo con justicia.

6. Justificación. A una persona que muestra esa humildad, Dios le otorga la justicia. Esa justicia es la única que te puede salvar del juicio venidero. Esa justicia no puede ser adquirida por méritos humanos ya que el pago que se pide es una vida humana, ya que un hombre fue quien pecó.  Por otro lado, sólo Dios podría pagarla porque la deuda por el pecado es infinita. Un hombre jamás podría pagar esa deuda con sus buenas acciones, nunca sería suficiente. Dios ofrece el perdón de los pecados sólo al humilde que reconoce su maldad y que se aparta de su pecado (Santiago 4.6).

Al finalizar un encuentro donde testificamos es importante exhortar a la persona a ponerse a cuentas con Dios. Nosotros no le podemos dar la seguridad de su salvación. Sólo Dios puede hacerlo. Nosotros no decimos quién es salvo o no, sólo le decimos a la gente cómo ser salva.

Mira que la secuencia al explicar el evangelio es sencilla, es importante hacer los puntos claros y no agregar métodos humanos. Espero haberme explicado. Si miras nuestros videos verás que procuramos hacer claros estos puntos. Es un placer poder recibir consultas de nuestros visitantes, así que si tienes alguna duda de preguntas que te hacen al testificar, puedes escribirnos con toda confianza.

7 comentarios en “Una explicación bíblica del evangelio

  1. Todo muy bien, pero tengo el deseo de salir a predicar pero se me viene a la cabeza que no sabre lo suficiente como para contestar preguntas de la gente, por que veo que Greg es un hombre que ha estudiado en un instituto bíblico.¿Es primordial estudiar en un instituto antes de salir a predicar a las calles?

    1. No es necesario. Vea que tenemos muchos otros videos donde los que testificamos somos “cristianos común y corrientes”. Si alguien le dice que para hacer ministerio necesita un titulo de hombres, está equivocado y está oponiéndose a la obra de Dios.

  2. HOLA ,HACE UNOS MESES QUE TUVE EL PLACE DE CONOCER VUESTRA PAGINA Y PARA MI HA SIDO DE MUCHISIMA BENDICION,ESTOY TRABAJANDO CON ELLA Y CON UNOS HERMANOS QUE SE LLAMA “ONTHEREDBOS”,NO SE SI A LO MEJOR LOS CONOCEIS PERO EL MDELO DE EVANGELIZAR ES MUY SIMILAR.PARA HA SIDO MUY INSTRUCTIVO Y PUEDO VER LA MANO DE DIOS EN EL SALIMOS ASIDUAMENTE A EVANGELIZAR Y ES INCREIBLE VER LAS ALMAS CONMOVIDASCON LA VERDAD DEL EVANGELIO “LA LEY PARA EL SOBERBIO ,LA GRACIA PARA EL HUMILDE..SOLO ME RESTA DECIROS GRACIAS

  3. hola, me he leído el libro de cómo testificar, me considero cristiano. Al testificar sólo me dice la gente “todo mundo peca, todos somos iguals o pues ya Dios dirá”. que puedo responder en este caso?

    1. Que bueno saber que estas testificando Winston!

      Si alguien te dice “Todos pecamos, somos iguales”, diles:

      “Así es, todos estamos en el mismo problema. Todo hombre tiene un problema de justicia con Dios. Pero el Juicio de Dios es personal, sí Usted muriera hoy, le preocupa que por sus pecados Dios lo juzgaría culpable y lo enviaría al Infierno?”

      Si insisten “Dios sabrá”…

      Entonces dígales:

      “Usted tiene una conciencia. Usted sabe que ha mentido, robado y mirado con lujuria. Ante Dios, no tenemos excusa, su conciencia es el testigo. Si Dios le juzgara con justicia, no le perdonará, pues es un Juez Justo. El hecho de que otras personas tambien infrinjan una ley no quiere decir que usted no será juzgado. Por favor, piense en esto. Le preocupa?”

      Así, puedes volver al tema de la ley y la justicia. Si les preocupa, les puedes explicar la Cruz. Te motivo a que nos sigas escribiendo tus dudas. No permitas que nadie te menosprecie ni quieran desanimarte para que dejes de predicar. Sigue adelante en la misión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>