Al testificar, explica la lujuria (Parte 2)

lujuria2En la primera parte, vimos un poco lo que la Biblia habla de la lujuria. En esta parte, veremos la respuesta para evitarla. Puedes descargar la lección completa en formato PDF aquí: la-lujuria.pdf.

La respuesta a la lujuria: Temer a Dios

“Cada día de nuestras vidas tenemos una elección, pecar o no pecar – esa es la cuestión La respuesta es el temor de Dios. Si no tienes el temor de Dios, pecarás deleitando tu corazón pecaminoso” Ray Comfort

“Justo eres tú, oh Jehová, Y rectos tus juicios.” Salmos 119:137.

Dios es Santo. Dios juzga sobre el pecador y por ello, nosotros debemos temerle. Mira algunos ejemplos donde Dios mató personas por un solo pecado:

  1. Mató a un hombre por lo que hizo sexualmente (Génesis 38:9-10)
  2. Mató a un hombre por codiciar (Lucas 12:15-21)
  3. Mató a un matrimonio por una mentira (Hechos 5:1-10)
  4. Mató a dos hombres por ofrecer una ofrenda no solicitada (Levítico 10:1-2)
  5. Mató a un hombre por sostener Su arca para que no cayera al suelo (2 Samuel 6:6-7)

Al ver la santidad de Dios manifestada en sus juicios, el hombre inconverso temerá por su castigo, y es así como decidirá apartarse de sus pecados (Proverbios 16:6). Sin ese temor, toda “técnica para ser santo”, fallará.

“Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.” Proverbios 16:6

Por otro lado, el cristiano deseará saber cómo evitar caer en ese pecado. Lo primero, es cuidar los ojos.

“Si tienes un deseo por salvar a los perdidos, ten certeza de que serás atacado por el enemigo. Entonces, ten cuidado con lo que miras. Mucho del entretenimiento del mundo está diseñado para producirte lujuria, y es fácil pues tenemos ese deseo en nuestro corazón de pecado. Como Job, haz un pacto con tus ojos de no codiciar ninguna mujer (Job 31:1).” Ray Comfort

“Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?” Job 31:1

Evita estar ocioso, pues si le das rienda suelta a tu mente, esta te llevará al pecado. Una manera de evitar esto es llenar tu mente de la Biblia y aplicarla para el Señor. Es decir, aprende versículos, piensa en ellos, sal a testificar con frecuencia y busca maneras de aplicar los versículos para explicarlos a otros. Si tu mente está llena de la Biblia, entonces estarás listo para luchar contra la Lujuria. Recuerda el ejemplo de Cristo, cuando fue enfrentado por la codicia de esta vida:

“5 Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra.
6 Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.
7 Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos.
8 Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.” Lucas 4:5-8

Entonces, si temes a Dios y llenas tu mente de la Biblia, puedes alejarte lo más que puedas de ese pecado. Ni siquiera codicies la hermosura de ninguna mujer que no sea su esposa. Y si eres soltero, entonces no mires para codiciar la hermosura de ninguna mujer.

“No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos;” Proverbios 6:25

Acciones como cuidar los ojos, aprender la Biblia y evitar pensamientos de lujuria son necesarias, pero inefectivas si la persona no teme a Dios. Por esto, el inconverso y el cristiano necesitan tener un buen conocimiento de sus pecados (Romanos 3:19-20).

Al evangelizar, podemos y debemos usar el tema de la lujuria para dar conocimiento de pecado a las personas (Romanos 3:19-20). Aunque tú mismo luches con ese pecado, usa el tema, pues les ayudará a ellos para que teman a Dios y a ti le mantendrá enfocado para evitarlo.

Es importante que uses el tema con el fin adecuado: quieres que las personas teman a Dios porque si temen a Dios entonces querrán dejar sus pecados. Sólo así se arrepentirán para salvarse (Proverbios 16:6).

A menos de que una persona tema a la ira venidera, no querrá soltar los pecados que ama. Entonces, explica que Dios juzgará a los hombres por la lujuria con que se divierten. Dios tomará en cuenta cada pensamiento, palabra y acción.

En la tercera parte, veremos ejemplos de conversaciones para explicar la lujuria a un inconverso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba